Biblioteca virtual en Vacunas  
Biblioteca virtual en Vacunas
Biblioteca Virtual en Vacunas
Red Latinoamericana de Información Científico Técnico en Vacunas
 
 
    Buscar en la web
           Búsqueda avanzada
 
Sábado, 20/12/2014


 BVV    Infomed   

 La infección neumocócica es la primera causa de neumonía comunitaria …

Éstas y otras afirmaciones han sido expuestas durante el XVI Curso de Actualización de Vacunas 2012, celebrado recientemente en Barcelona.

30/4/2012 – España La infección neumocócica es la primera causa de neumonía comunitaria que requiere hospitalización en adultos, según explican los expertos de Pfizer. Además, esta complicación representa tasas de mortalidad de consideración al oscilar "entre el 16 y el 36 por ciento en adultos, y entre el 28 y el 51 por ciento en los mayores de 64 años", sostienen los especialistas con el apoyo de los datos del estudio Odin, que se está realizado en nueve hospitales españoles.

La infección neumocócica es la primera causa de neumonía comunitaria que requiere hospitalización en adultos, según explican los expertos de Pfizer. Además, esta complicación representa tasas de mortalidad de consideración al oscilar "entre el 16 y el 36 por ciento en adultos, y entre el 28 y el 51 por ciento en los mayores de 64 años", sostienen los especialistas con el apoyo de los datos del estudio Odin, que se está realizado en nueve hospitales españoles.

Además, para la doctora del servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Universitario Vall d'Hebrón de Barcelona, Magda Campins, "entre un 70 y un 90 por ciento de los casos de bacteriemia neumocócica se asocia a neumonía y entre un 5 y un 10 por ciento, a meningitis", lo que complica aún más el cuadro del paciente.

En él, los expertos han confirmado que, aunque la incidencia de estas enfermedades es mayor en niños, "las complicaciones y la mortalidad son más frecuentes en adultos". Ante ello, la especialista asegura que "la principal estrategia de prevención disponible es la vacunación antineumocócica".

A su juicio, la posibilidad de utilizar las vacunas conjugadas en el adulto "abre expectativas importantes en la mejora de esta prevención, ya que supera las limitaciones de la vacuna clásica". Sin embargo, el doctor del servicio de Neumología y Alergia Respiratoria del Hospital Clinic i Provincial de Barcelona, Antoni Torres, considera que hay que estar especialmente vigilantes con la neumonía bacteriémica, "que supone el 71,2 por ciento de las hospitalizaciones".

Otro dato de interés que arroja el estudio es que el antecedente personal más importante para padecer una enfermedad neumocócica invasora, después del tabaquismo, es la neumonía previa. A ella, le siguen "la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) e insuficiencia cardiaca, en los mayores de 75 años; la neoplasia y hepatopatía crónica, entre los 50 y los 64 años; o la infección por VIH, que se presenta con mayor frecuencia entre los 18 y 49 años", señala el galeno.

Añadido a ello, la doctora Campins indica que el principal grupo de riesgo "son las personas con inmunodeficiencias y las que padecen asplenia anatómica o funcional, seguido por los pacientes inmunocompetentes con ciertas patologías como enfermedades crónicas". No obstante, según su criterio, "también afecta a personas sanas aumentando el riesgo a partir de los 50 años".

Noticias relacionadas:



Editores:
Dra. María Victoria Guzmán Sánchez (Datos personales)
Ing. Ivet Álvarez Díaz (Datos personales)
Tec. Noel Gonzáz Gotera (Datos personales)
Tec. Juan Carlos Araujo Valera (Datos personales)

Fuente: EUROPA PRESS

 

Ave 27 No. 19805 La Lisa, Ciudad de La Habana, Cuba
A.P. 16017 Cod. 11600 Telef: (53)-(7)-272-0809
Copyright © 2006-2007, Dpto Gestión de Información. Instituto FinlayÚltima actualización: 16/12/2014
Política del Portal: Los contenidos que se encuentran en la BVV están dirigidos fundamentalmente a profesionales de la salud e investigadores relacionados con el tema de las vacunas. La BVV no se responsabiliza con el uso que pueda darse a la información que aquí se ofrece. Esta no debe ser utilizada, bajo ninguna circunstancia, como base para realizar diagnósticos médicos, análisis de laboratorio, ni para la prescripción de tratamientos o medicamentos. Ante cualquier problema de salud, debe consultar a su médico.